UPAO

sábado, 11 de agosto de 2012

12 DE AGOSTO DÍA INTERNACIONAL DE LA JUVENTUD

Free Image Hosting at www.ImageShack.us
Es importante que el actual gobierno, implemente acciones especificas y focalizadas a partir de los resultados de la Primera Encuesta Nacional de la juventud (ENAJUV 2011), dado que por primera vez se tiene una línea de base en juventud, con el fin de optimizar el gasto y el impacto de las intervenciones.

Por: Lic. Álvaro Quispe Pérez (Director de la Asociación PRO JUVENTUD)

El Perú tiene un rostro joven, según los resultados de la Primera Encuesta Nacional de la Juventud Peruana ENAJUV (2011), los jóvenes abarcan una población de 8 millones (171 mil 356), esto quiere decir que representan el 27.5 del total de la población peruana. A nivel electoral, son 6’009,990 jóvenes electores entre los 18 a 29 años, representando aproximadamente el 32% del total del padrón electoral nacional. De igual manera en los últimos 6 años se han elegido 3,311 autoridades jóvenes a nivel local y regional, lo que demuestra la trascendencia y gravitación de este grupo poblacional en el escenario electoral y político.

En cuanto a la pobreza juvenil en el Perú ha disminuido de 43,8% a 30,6% en el período comprendido entre los años 2004 a 2010, reduciéndose 13,2 puntos porcentuales, logrando que miles de jóvenes, mujeres y varones entre 15 a 29 años de edad, dejen de vivir en condiciones de pobreza. Entre otras importantes cifras para conocer el impacto de la pobreza en las nuevas generaciones, es el ingreso mensual promedio de un joven en situación de pobreza alcanza apenas los 228.90 nuevos soles, cuando el promedio nacional de los peruanos de ese mismo rango de edad es de 469.80 nuevos soles.

Asimismo, los jóvenes identificados como pobres extremos, llegan a tener ingresos per cápita de 109 nuevos soles mensuales. Sobre la PEA juvenil de 15 a 29 años de edad es de 45,9%, representando el 32,85 de la PEA total.  Aunque los y las jóvenes son considerados actores estratégicos del desarrollo no solo local sino también nacional, los datos mostrados líneas arriban, muestran la oportunidad de generar conocimiento, capacitación e inversión en juventud de manera continua y pertinente en los próximos años aprovechando la oportunidad que representa el bono demográfico.

Es decir que aproximadamente en el año 2021 la relación entre la población dependiente y la población en edad reproductiva alcance su nivel histórico más bajo, motivo por el cual se debe fortalecer la implantación de planes, programas y/o proyectos dirigidos hacia la juventud. De igual manera es importante que el actual gobierno, implemente acciones especificas y focalizadas a partir de los resultados de la Primera Encuesta Nacional de la juventud (ENAJUV 2011), dado que por primera vez se tiene una línea de base en juventud, con el fin de optimizar el gasto y el impacto de las intervenciones.

Del mismo hay que fortalecer la institucionalidad, eso significa fortalecer las políticas nacionales en materia de juventud, normadas a partir del año 2007, en donde todos los sectores están comprometidos a cumplir estas 8 políticas  con acciones concretas, de manera transversal e intersectorial, para ello el órgano rector en materia de juventud del estado la Secretaría Nacional de la Juventud (SENAJU) de supervisar dicho cumplimiento, situación que a la fecha no se realiza, por carecer de protagonismo político, aislamiento orgánico de los sectores y de su propio ministerio (MINEDU),existe la propuesta de ser absorbidos por el MIMP o el MIDIS.

A eso se suma la falta de especialización técnica en la materia. Otro aspecto a destacar, es que las actuales autoridades del poder ejecutivo han olvidado, la articulación de las políticas de juventud a nivel regional y local, dejando de lado muchos planes regionales de juventud y empleo aprobados y listos para ser implementados, donde se incluye a la empresa privada, con el objetivo de impulsar proyectos productivos que ayuden a fomentar el empleo juvenil.

Fecha declarada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, declaró el 12 de agosto como el Día Internacional de la Juventud mediante Resolución N° 54/120 del 17 de diciembre del año 1999, cumpliendo con la recomendación de la Conferencia Mundial de Ministros de Asuntos de la Juventud, realizada un año antes.