UPAO

lunes, 13 de octubre de 2014

EGRESADO DE LA UNT JUAN POLO HUACACOLQUI ASUMIRÁ NUEVO CARGO ONU EN HONDURAS

subir imagen
“La oficina que asumo tendrá la responsabilidad de buscar espacios para generar transparencia y desarrollo humano a partir del capital, que son precisamente los objetivos de las Naciones Humanas”, declaró. La realidad de Centroamérica no le es ajena, pues en la década del 90 fue asesor del foro de vicepresidentes centroamericanos.

El destacado egresado de Administración de la Universidad Nacional de Trujillo (UNT), Juan Polo Huacacolqui, quien hasta la víspera se desempeñaba como coordinador macroregional de la Oficina Nacional de Dialogo y Sostenibilidad de la Presidencia del Consejo de Ministros, acaba de ser nombrado representante adjunto de la Oficina de las Naciones Unidas en países centroamericanos con sede en Honduras. “Es un honor y un orgullo como peruano asumir esta gran responsabilidad. Y más aún llevar mi alma mater, la UNT, de donde egresé en 1980 y a lo largo de los años mi reto ha sido dejar siempre en alto mi carrera profesional”, expresó.

Tan pronto Polo Huacacolqui culminó sus estudios universitarios regresó a su tierra, Huamachuco. Inició sus estudios de postgrado y en 1992 ingresó a laborar para las Naciones Unidas, trabajando 16 años en Guatemala. También laboró en la Unión Europea y en el 2009 retornó a Perú para hacerse cargo de la oficina de las Naciones Unidades en La Libertad. Su último cargo en La Libertad lo asumió en abril del 2014 cuando fue nombrado coordinador macroregional de la Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad de la Presidencia del Consejo de Ministros.

Polo Huacacolqui viaja con la expectativa de generar una ventana abierta para otros compatriotas que desean viajar a Centroamérica, así como dejar bien al país trabajando para que se respeten los derechos humanos. “La oficina que asumo tendrá la responsabilidad de buscar espacios para generar transparencia y desarrollo humano a partir del capital, que son precisamente los objetivos de las Naciones Humanas”, declaró. La realidad de Centroamérica no le es ajena a tan probo profesional, pues en la década del 90 fue asesor del foro de vicepresidentes centroamericanos.

“Lamentablemente la pobreza sigue traspasando las fronteras, no tiene fronteras. Lo que tenemos que hacer es velar para estas situaciones no se sigan dando o al menos disminuirlas”, expresó. El representante de la ONU afirmó que debe existir una trilogía para la gobernabilidad democrática con la participación del Estado, el empresariado y la sociedad civil, solo juntos podrán encontrar mecanismos para disminuir enormemente la pobreza.

“No olvidemos que La Libertad tiene las 4 provincias más pobres del país, Julcán está en el puesto 193, el último lugar en desarrollo humano del país, de acuerdo al informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). En Sánchez Carrión tenemos el distrito más pobre del Perú, Chugay, con su población en pobreza extrema. Las agendas de los gobiernos locales y regionales deben pensar en esto”, concluyó.

NUEVO MARCO PROMOTOR EVITARÍA QUE MINERÍA NO METÁLICA SIGA PERDIENDO COMPETITIVIDAD

subir imagen
En opinión de Juan José Ballén Rosselló, presidente ejecutivo de COMACSA -empresa socia de ADEX y líder del sector- la falta de una ley propia les genera problemas y les crea sobrecostos que están volviendo poco rentable esa actividad empresarial.

“Urge que el Congreso de la República apruebe el proyecto de Ley de Promoción de la Minería No Metálica para evitar que siga perdiendo competitividad. De enero a agosto, las exportaciones cayeron -8.7%, no solo por los menores despachos de fosfato de calcio natural, sino también de baldosas, mármol, travertinos y minerales industriales” manifestó la gerente de Servicios e Industrias Extractivas de la Asociación de Exportadores (ADEX), Marianella Hernández.

Añadió que en el parlamento existe una iniciativa para que esa actividad tenga su propio marco normativo, pero que pese al tiempo transcurrido (tres años), aún no es aprobado, lo que evidencia un desconocimiento de la minería no metálica, que está más ligada a la producción nacional que ningún otro sector económico y cuyos productos sirven de insumo para la industria manufacturera.

En opinión de Juan José Ballén Rosselló, presidente ejecutivo de COMACSA -empresa socia de ADEX y líder del sector- la falta de una ley propia les genera problemas y les crea sobrecostos que están volviendo poco rentable esa actividad empresarial. “Trabajamos arduamente por muchos años para ofrecer productos de calidad. Nosotros apoyamos la propuesta de ADEX y trabajamos juntos para que sea una realidad”, dijo.

Señaló que la minería no metálica se diferencia de la minería tradicional no solo en su naturaleza, sino en sus procesos y costos, requiere mover grandes volúmenes que son extraídos de múltiples puntos del territorio nacional. La rentabilidad y precios de los minerales industriales que extraen son infinitamente menores al de una onza de oro; se debe tener presente que ofrecemos al mercado industrial una gran diversificación de insumos que sobrepasan los 100 productos.

Asimismo, explicó que es fundamental para un sinnúmero de actividades y reconoció que es poco visible porque los consumidores son clientes industriales. “La minería no metálica atiende a casi todos los sectores, entre los que se puede resaltar: vidrios, plásticos, construcción, pegamentos, aditivos, cerámicos y sanitarios, entre otros. Todas ellas usan insumos de nuestro sector”, dijo.

Anotó que la carencia de una regulación específica y continuar bajo la Ley General de Minería les genera problemas, al punto de paralizar sus operaciones porque no existe legalmente un mecanismo que destrabe los conflictos existentes, como el uso de los terrenos superficiales. “Necesitamos convenios con las comunidades campesinas, titulares de los terrenos superficiales donde tenemos operaciones y no existe ninguna instancia para destrabar estos conflictos, lo que se presta a abusos”, refirió.

A su turno, el gerente general de COMACSA, Jorge Fritschi Escobar, precisó que los empresarios sostuvieron cuatro entrevistas con distintos presidentes de la Comisión de Minería del Congreso, “pero que no existe voluntad política para enfocar la problemática”. “No se quiere comprender la importancia silenciosa de nuestra actividad. Nuestros principales clientes están en la industria. Si nuestro sector no suministrara estos insumos, se ocasionaría un grave daño a la economía del país porque tendría que importarlos”, detalló.

Entre los sobrecostos por no tener una ley propia están los generados por la supervisión de la actividad, la cual debe mantenerse a cargo de las Direcciones Generales de Minería de cada región en la que se encuentran las concesiones y no pretender trasladarla al Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), que elevaría por cuatro el costo de supervisión, lo cual desalentaría esta actividad. Resaltó que las actividades que realiza la minería no metálica se basan en procesos físicos y mecánicos por lo que no tiene ningún impacto contaminante al medio ambiente.

El gerente general de COMACSA, Jorge Fritschi Escobar manifestó que les preocupa la caída en las exportaciones mineras no metálicas. “tenemos que competir de manera desigual por los sobrecostos que enfrentamos, sin embargo el esfuerzo de nuestra gente y la capacidad empresarial nos posibilitan exportar a mercados como Ecuador, Colombia, Bolivia, Chile y Venezuela, donde se compite con las grandes transnacionales del sector”, dijo.

En efecto, los despachos entre enero y agosto sumaron US$ 434.5 millones cayendo en -8.9%, respecto a similar periodo del 2013. En total fueron 141 partidas exportadas a 91 países. El ranking es liderado por EE.UU. que cayó en -3.1%, seguido de Brasil (-18.9%), India (-7.2%), Chile, Colombia, Ecuador, Bolivia, Argentina, México y República Dominicana.

La oferta de este subsector es integrada por los fosfatos de calcio naturales, que representa más del 50% del total, demás placas y baldosas, las demás bombonas, cemento portland, vidrios de seguridad, mármoles, travertinos, alabastros, cemento sin pulverizar, antracitas, caolines, feldespatos, talcos, carbonatos, baritina, entre otros minerales no metálicos. La minería no metálica se desarrolla en las zonas alto andinas donde no hay presencia del Estado, pero en las que se genera empleo formal, beneficiando a los pobladores de la zona y otorgándoles una cobertura médica.