sábado, 28 de abril de 2018

Seis nuevos diáconos se ordenaron en Trujillo

"Tenemos que servir a un Dios vivo y no a un Dios que se nos muera". Durante el rito ceremonial, el Arzobispo, Miguel Cabrejos Vidarte, pronunció la oración Consecratoria y entregó a cada candidato, las vestimentas propias del diácono: Estola y la Dalmática, así como la Patena y el Libro de los Evangelios.

En solemne celebración Eucarística, seis seminaristas, egresados del Seminario Mayor Arquidiocesano San Carlos y San Marcelo de Moche (La Libertad), recibieron el Orden del Diaconado, conferida por imposición de manos del Arzobispo de Trujillo y presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, Mons. Miguel Cabrejos Vidarte OFM. Fue en la Basílica Catedral de Trujillo, en la solemnidad de Santo Toribio de Mogrovejo, concelebrada por sacerdotes de esta jurisdicción eclesiástica, quienes durante el rito de Ordenación oraron por los candidatos.

Junto a ellos, acompañaron jóvenes que viene siguiendo este camino sacerdotal en el seminario mayor, así como familiares, amigos y fieles en general, que lograron asistir con gozo a la  catedral, la Iglesia madre de la Arquidiócesis. Los nuevos consagrados -dos de ellos colombianos y dos kenianos- ejercerán el servicio de la diaconía en la jurisdicción trujillana. Ellos son: Diac. Andrés Leonardo Ruiz Rojas; Diac. Gilmer Vera Tafur; Diac. Cosmas Mutie Wambua; Diac. Samwel Gesanda Nyaundi; igualmente, Diac. John Bayron Zapata Marulanda y Diac. José Fabián Bedoya Restrepo.
Al inicio de la Ceremonia Eucarística, Monseñor Miguel Cabrejos pidió a los fieles pedir al Señor por cada uno de ellos, para que el Espíritu Santo derrame sus gracias, sus dones y la Santísima Virgen María los proteja siempre”. Además en su homilía exhortó a todos los fieles a pensar y a servir a un Dios vivo "tenemos que servir a un Dios vivo y no a un Dios que se nos muera". Durante el rito ceremonial, el Arzobispo, pronunció la oración Consecratoria y entregó a cada candidato, las vestimentas propias del diácono: Estola y la Dalmática, así como la Patena y el Libro de los Evangelios.

El pastor de esta grey explicó que ordenación se dio en la fiesta de Santo Toribio de Mogrovejo, como una “sana tradición en Trujillo”. Consideró a los nuevos diáconos como “un regalo de Dios”, para los fieles de esta Arquidiócesis.
Finalmente, destacó la presencia de dos hermanos extranjeros para el servicio pastoral: La Iglesia es universal, y todos los fieles somos uno. Nuestra Arquidiócesis tiene esa riqueza intercultural (llamémoslo de esa manera), tiene peruanos, colombianos, kenianos, coreanos y de otras nacionalidades”, sostuvo.

Uno de los nuevos ordenados, José Bedoya, en medio de su evidente emoción, nos compartió este grato sentimiento: “Es una experiencia maravillosa poder contribuir con la estación del reino de Dios en esta Iglesia.  Muy contento, un don merecido con la gracia de Dios. Esperamos que con sus oraciones poder contribuir, para que muchos hermanos más encuentren esta cercanía de Cristo vivo y presentes, en medio de todos nosotros, que camina a nuestro lado”, manifestó.

No hay comentarios: