miércoles, 20 de junio de 2018

Aplicar tamiz moral a quienes pretenden ser autoridades electas

Padres que no reconocen a sus hijos y otros que no les pasan la pensión alimenticia, ¿qué podemos esperar de ellos?, en contraposición optemos por un candidato honesto con evidentes actitudes de servicio, que lo demuestra en su vida cotidiana con voluntad de servicio, como también dice Séneca “la voluntad es la que da valor a las cosas pequeñas”.

Por: Amaro Rodríguez Santillán

Ante el desmesurado afán de un sinnúmero de ciudadanos, con ilusas aureolas de “querer servir” a los pobladores de distritos, provincias y regiones, presentándose como candidatos para alcaldes y gobernadores en los comicios a desarrollarse en octubre próximo, a nivel nacional, nos obliga a separar la paja del trigo, porque la mayoría de ellos son simples pajas volátiles.

Es verdad, y muy real, que en nuestra sociedad vivimos una situación de desigualdades provocadas, donde muchos aspiren una justa oportunidad de contribuir a acortar esas brechas sociales, al mismo tiempo otros aspiren a mejorar su condición económica, aunque debemos advertir, como lo sostuvo el filósofo y moralista Lucio Séneca hace dos mil años, “pobre no es el que no tiene, sino el que desea mucho”, seguramente para sojuzgar a los más pobres y continuar enriqueciéndose, sin importarle la moral y la ética.

Es fácil obtener algunas conclusiones del comportamiento moral de los presuntos candidatos a los a los cargos públicos, deseosos de servir al pueblo como dicen, cuando se trata de alguien que tiene una madre sin recibir el reconocimiento del hijo que crió y hoy se encuentra en el abandono, ese individuo está totalmente descalificado para ser una autoridad, so pretexto engañoso de querer servir.

Padres que no reconocen a sus hijos y otros que no les pasan la pensión alimenticia, ¿qué podemos esperar de ellos?, en contraposición optemos por un candidato honesto con evidentes actitudes de servicio, que lo demuestra en su vida cotidiana con voluntad de servicio, como también dice Séneca “la voluntad es la que da valor a las cosas pequeñas”.

Tampoco optemos por endosar nuestro voto democrático a favor de candidatos, que no saben perdonar, que no saben admitir sus errores y guardar rencores encubierto, pero cuando llegan al poder ponen en práctica una expresión acuñada por un peruano que dice cuando estés en el poder “a tu enemigo aplícale la ley” y sobre esto también dice Séneca “Peor son los odios ocultos que los descubiertos”.

No hay comentarios: